El acoso escolar Vol.1

Mis hijas empiezan nuevo curso escolar. La mayor en 1º de primaria, la pequeña en 3º de infantil. Son dos cursos claves en muchos aspectos para su futuro. Y uno de los aspectos que más nos preocupa, por encima del rendimiento académico, es la adaptación al entorno social y la relación que establezcan con sus iguales. Es por esto que quiero hacer un resumen de esa gran sombra que planea sobre todo el periodo escolar y juvenil: El acoso escolar.

¿Qué es el acoso escolar?

El consenso científico lleva a definir el acoso escolar como:

”Una forma de agresión repetida y deliberada que realiza una o varias personas sobre otra que no tiene posibilidad de defenderse”.

Pero no nos podemos quedar aquí. Como podréis imaginar, las situaciones e interacciones que se dan en la escuela son mucho más complejas e intrincadas, y el fenómeno no puede encorsetarse en una única definición.

Para discriminar el acoso escolar de otro tipo de altercados es necesario unos criterios diagnósticos que ayuden a diferenciarlo. Por ello tenemos que, para que se de acoso escolar, deben confluir 4 circunstancias:

1º Ha de tratarse de una(s) conducta(s) o estrategia(s) agresiva(s) cuyo objetivo es herir física o psicológicamente a alguien.

2º Dicho comportamiento ha de ser dirigido con la intención de producir daño al acosado/a.

3º Debe existir un desequilibrio de poder entre agresor y víctima, pudiendo manifestarse a través de la fortaleza física, mayor estatus social dentro del grupo, contando con un mayor número de seguidores, o a través de características personales como la facilidad de palabra, la manipulación o el ingenio.

4º Las conductas de acoso han de tener un carácter repetido que se prolongue a lo largo de un determinado período de tiempo.

Es este último punto referente al aspecto temporal el más determinante para que se produzca un verdadero perjuicio para el niño, ya que, sin él, el resto de puntos apenas tendrían efecto.

Cabría añadir un 5º punto, y es el referente a la existencia de una víctima. Todos los puntos anteriores no tienen sentido si la persona sobre la que se está ejerciendo tales conductas, por sus características personales, no padece por ellas.

Llegados aquí quiero incidir en algo que considero importante. Todos estos criterios, conceptos, teorías… No me los saco de la manga. Es ciencia. Multitud de estudios con sus respectivos miles de chavales estudiados en todas las partes del mundo se merecen un estatus de verdad. Tratar el acoso escolar como un “estosehaciacuandoyoerapequeñoynomehapasadoná” es un tremendo error.

¿Qué consecuencias tiene sufrir acoso escolar?

Las consecuencias que tiene sufrir acoso escolar han sido ampliamente estudiadas. Las variables implicadas en la aparición de unos síntomas u otros dependen del grado, de la cantidad y del tipo de conductas, así como de las características de la víctima y del contexto en el que se producen. A grandes rasgos, en la siguiente infografía podéis ver algunas de las consecuencias que tiene el sufrir acoso escolar.

¿Qué nos puede hacer sospechar la existencia de una situación de acoso?

Para el común de los padres y madres esta pregunta es más relevante que el porqué sucede. Raramente un niño contará a un adulto que está siendo acosado. Así que hay que estar atento a ciertas conductas indicadores de victimización, como puede ser:

Conductas de miedo, huida y evitación:

  • Para llegar o salir de la escuela espera a que no haya nadie.
  • Escoge rutas ilógicas para ir y venir del cole.
  • Falta a clase, cosa que antes no hacía.
  • Miedo y ansiedad antes de ir al cole.
  • Se aísla socialmente, en el cole o en la calle: pasa más tiempo en casa que antes.

 

Conductas públicas que expresan inseguridad:

  • Busca cercanía de adultos en los recreos y lugares comunes de la escuela.
  • Busca “amigos” y compañeros de juego de menor edad.
  • Se coloca en lugares alejados del resto.

 

Rendimiento académico:

  • Descenso del rendimiento académico.
  • Dificultades de atención y concentración.

 

Conductas de ansiedad y estado afectivo-emocional:

  • En algún momento llora y muestra dolor físico o psíquico.
  • Tristeza, humor inestable y poco comunicativo.
  • Irascibilidad, ataques de ira o rabia.
  • Somatizaciones diversas: dolores de cabeza, dolres de estómago, pérdida de apetito, insomnio, enuresis y descontrol de esfínteres, vómitos, tartamudeo, malestar generalizado…
  • Finge dolencias para evitar determinadas situaciones y entornos.
  • Nerviosismo, ansiedad, angustia, pesadillas…
  • Conductas de infantilización y dependencia.

 

Conductas problemáticas:

  • Adopción del rol de bufón: continuas payasadas. En determinados casos incluso puede ir acompañado de provocaciones deliberadas. Este tipo de conducta puede ir asociado a un perfil de niño hiperactivo.
  • Coger dinero o cosas de casa para saldar “deudas” que no existen, originadas por aluna amenaza o chantaje.

 

Otro tipo de indicadores:

  • Oculta el origen y le ponen nervioso algunas llamadas telefónicas.
  • Se queda sin bocadillo, hace las tareas de otros…
  • Presenta señales de agresión física: la ropa rota, marcas corporales…
  • Suele “perder” material escolar o aparecer en mal estado: estuches, calculadoras, pinturas…

Me quedo aquí para hacer el tema más digerible. En otra entrada escribiré sobre las características del agresor y del espectador, el papel que juegan los centros y profesores y las posibles soluciones a este tremendo problema.

Para más información sobre el cyberacoso podéis entrar en este post.

La aquí escrito está basado en los siguientes textos, y en ellos podréis encontrar más información sobre este tema:

http://www.grupoalianzacr.com/uploads/2/6/2/1/26216150/1._bullying_aproximacion_al_fenomeno_onederra.pdf

http://www.huygens.es/journals/index.php/revista-de-victimologia/article/view/91/37

http://www.redalyc.org/pdf/2451/245129173005.pdf

 

Saludos!!!

Un comentario sobre “El acoso escolar Vol.1

  1. Christian Justicia dice:

    A pesar de que mi experiencia como profesor de instituto es corta (poco mas de dos años) y solo abarca centros privados (digo privados porque el hecho de ser una empresa privada que busca clientes, familias con niños, tiene mucho que ver en el tema como luego se vera) debo decir que detectar y/o prevenir casos de bullying es dificil desde dentro del centro. Juraria que en ningun sitio que yo trabaje hubo ningun bullying realmente claro y grave, y digo realmente claro y grave porque si por ejemplo, si en una escala de 10, ponemos que el bullying que tiene las características que enumera el autor del blog es 10, si que he visto casos de 3, 4, 5, 6 y 7. Prevenir que esto pase a mas es importantísimo, pero cuando un profesor empieza a actuar alrededor de ello, se encuentra con mil dificultades de distinto signo. Coger a los acosadores e insinuar que no quieres que haya problemas con fulanito si no tienes pruebas claras de ello (pero sabes que algo pasa) puede significar que los padres de esos acosadores se quejen al colegio y te caiga bronca del director (de ahi lo que decia de centro privado). También he visto que a veces los acosados hacen cosas que tu, en tu rol de profesor no puedes dejar pasar, por ejemplo quitarles material a los acosadores, cuando la deriva de la clase te obliga a actuar delante del “hurto” (si no eres equitativo, puedes hacer que la clase se ponga en tu contra y si eso para tu vida como profesor puede ser un infierno), los acosadores se ven legitimados en sus acciones por las nimias cosas que el acosado ha hecho (y los padres de estos pueden utilizarlo para justificar a sus hijos). Tambien pasa que los “acosadores” en terminos cuantificables tampoco han hecho tanto (suelen ser muchos detalles de infinita autoria pero con consecuencias gravisimas) como para demostrarselo a padres y directores y que se actue, de manera que dolorosamente tienes que dejarlo pasar. Tambien existen perfiles de alumnos que creen que todo el mundo les hace bullying (cuando no es asi en absoluto) y cuando uno asi se junta con un acosado “de verdad”, intentar controlar todos los elementos se convierte en un caos. Se de sobras que esto pasa en centros que quizas no estan bien coordinados, pero es que la mayoria de centros no lo estan digan lo que digan de cara a la galeria. A nivel aislado un profesor comprometido no puede hacer casi nada, igual que le debe pasar a unos padres. Es un trabajo de equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *